La historia jamás contada del diseño web

Te podría hablar de diseño web y explicarte muchos tecnicismos, pero he decidido no aburrirte y contarte esto de una forma diferente, así que déjame que te cuente una historia.


La historia de Pedro y su web a medida

Desde ya te aviso que es una historia triste, pero con un final feliz. Así que te animo a que la leas entera y tomes tus propias decisiones.

Esta es la historia de Pedro, un padre de familia casado de 30 y tantos años casado con una maravillosa mujer y dos niños que debido al covid se quedó en ERTE y un tiempo después la empresa para la que trabajaba desapareció y junto a esa empresa, desapareció la ilusión de Pedro y sus expectativas de futuro.

A Pedro se le vino el mundo encima, porque tenía hijos y su sueldo era el pilar de la familia, sin ese dinero, su situación, así como la de su mujer y sus hijos no estaba nada clara.

El comienzo de todo

Un día Pedro tuvo un sueño revelador, en el que tenía una casa con piscina, dos coches (uno para su mujer y otro para el), su perro, un lulú de Pomerania bastante escuálido y despeluchado (ahí va una foto, *Dramatización*)

Representación ficticia del perro de Pedro antes del éxito de Pedro

Vale... quizás no era tan feo el pobre perro, pero es así como Pedro lo cuenta, el caso es que, en el sueño, estaba estilizado y parecía peinado por Llongueras (algo así como esta otra foto)

Representación ficticia del perro de Pedro durante su sueño

Todo en aquel sueño parecía perfecto y lo malo es que, al despertar, no era capaz de recordar de que trabajaba en el sueño, pero sí que recordaba aquella sensación de tremenda felicidad.

Durante todo ese día y los siguientes, pedro llevaba a sus hijos al colegio, se despedía de su mujer (que continuaba trabajando) y se quedaba en casa recogiendo y limpiando (los que tengan niños pequeños y a veces no tan pequeños, sabrán de que va eso de recoger varias veces al día), lo curioso es que no se quitaba la idea de la cabeza y después de aquel sueño tan maravilloso, se quedó con un enorme vacío, pero no podía quedarse de brazos cruzados.

Inicio de una idea

Las grandes ideas tienen comienzos pequeños

Ahora que tenía tiempo libre pensaba aprovecharlo y empezó a apuntar en una libreta todo aquello que le hacía feliz y para lo que se sentía hábil.

Así es como sin darse cuenta Pedro empezó su plan de empresa que pasado unos días se convertiría en un gran dosier con muchísimas hojas de valiosa información, pero horriblemente ordenadas.

Apuntar todo aquel sin sentido ayudó a Pedro a ver una oportunidad, así que se armó de valor y SE LO CONTÓ A SU MUJER.

Lejos de la reprimenda que Pedro esperaba, por perder el tiempo con aquello, su mujer le miró sorprendida y le pidió más detalles, Pedro le enseñó aquel montón de hojas y como si de una nueva novela de las sombras de grey se tratase, su mujer sin levantar la vista comenzó a leer todo y a ordenarlo, estaba realmente ensimismada.

Pasaron las semanas y lo que empezó como un sueño era ya un borrador de plan de negocio en el que Pedro y su mujer habían invertido muchas horas y con el que esperaban sacar a su familia adelante.

Programador trabajando en el diseño de un sitio web

El proyecto web

En el mundo en el que vivimos y el momento en el que nos encontramos, ¿se puede alguien siquiera plantear abrir un negocio sin tener un sitio web? Así que Pedro, que ya estaba totalmente implicado en su proyecto pensó, necesitamos a los mejores, así que empezó a pedir presupuestos, no tenía ni idea de todo aquello, pero sabía lo que necesitaba y tenía claro que debía pagar a alguien para que le ayudara.

Recibió entre 6 y 8 propuestas, tuvo que tener algunas reuniones y por desgracia los que parecían espectaculares cobraban cifras espectaculares y los que estaban a su alcance… bueno, quizás era momento de subir el presupuesto.

Junto a su mujer hicieron un planteamiento y finalmente dieron con 3 o 4 agencias de marketing digital que se ajustaban a lo que ellos necesitaban y en concreto una de ellas transmitía muy buenas sensaciones, así que Pedro totalmente decidido se embarcó en la parte más difícil que era conseguir la financiación de aquel sueño y quiso ponerlo en marcha.

La puesta en marcha de su sitio web y el principio del fin

Todo fue bien al principio, sí que es cierto que había muchas licencias y tramites y aunque parecía todo sencillo eran infinidad de trámites y documentos, pero no había vuelta atrás, estaba en juego el futuro de su familia.

Así que con gran esfuerzo todo salió como se esperaba y la agencia entregó un trabajo a la altura de lo que se esperaba e incluso mejor.

Pero para lo que nadie había preparado a Pedro es para que después de contratar una empresa para diseñar su web y que hicieran un diseño asombroso, nadie lo vería nunca, porque aquí va la mala noticia, la web de Pedro no tenía tráfico web y el esperaba empezar a vender poco a poco e ir creciendo, pero vivir con ello.  Para lo que Pedro no estaba preparado, era para tener el mejor de los sitios y que no sirviese absolutamente de nada, no tenía ya más presupuesto para invertir en un local y todo su sueño dependía de ese sitio.

No sabía qué hacer y al principio se sintió engañado, quiso llamar a la agencia, estaba dispuesto a montar un buen escándalo, pero por otro lado pensó, han hecho exactamente lo que les pedimos y dimos por hecho, pero nunca preguntamos…. Quizás debimos preguntar…

En cualquier caso, Pedro no tenía más alternativas, aunque con dudas, llamó a la agencia y una vez más confió en ellos y les pidió ayuda.

Equipo listo para el éxito

El resultado

¿Sabes que es de Pedro ahora? Dirige un negocio online de 28 millones de euros anuales, tiene su soñada casa con piscina y su perro nunca tuvo un pelo tan brillante.

Como entenderás, no te puedo contar de que es el negocio online y Pedro es un seudónimo que hemos utilizado para preservar la identidad de nuestro cliente.

Pero lo que si te puedo contar es que Pedro, aunque en algunos momentos se sintió defraudado, nunca cesó en su intento de perseguir sus sueños y su agencia estuvo ahí para ayudarle en todo momento.

Para lo que nadie te prepara es para decirte, te gastes lo que te gastes, si esperas que tu sitio web atraiga visitantes desde el primer día NO LO VAS A CONSEGUIR sin planificación, esfuerzo, empeño y dedicación.

Ahora bien, también te diré que hay formas de conseguir visitantes a corto plazo, a medio plazo y a largo plazo si le pones empeño, dedicación y esfuerzo y planificas bien cada paso, si lo haces solo puedes tardar años, pero con un buen profesional a tu lado esos años serán meses.

Así que debes elegir muy bien la base sobre lo que construyes todo eso porque si una web no vende hoy, quizás tampoco venda mañana.

Nosotros nos encargamos de diseñar sitios webs espectaculares y totalmente a medida, pero no queremos engañarte, una cosa es el diseño web y otra muy diferente es el SEO, Marketing y el posicionamiento.

Con esto tampoco te estoy diciendo que te hagas la web tú mismo, simplemente te pido que seas realista y que confíes. Si tienes una buena web es cuestión de tiempo que empiece a ser rentable y si confías en tu consultor podrás acelerar esa rentabilidad o hacer una buena previsión sobre qué acciones tomar para que llegue en un momento determinado y supere todas las expectativas.

Y tú, ¿eres como Pedro y te atreves a perseguir tus sueños? Si eres de esos no te preocupes porque nuestro asesoramiento es gratuito y aunque no te lo vamos a contar todo desde el principio, prometemos estar ahí para ayudarte y acompañarte en cada etapa de este nuevo camino.

¿Hablamos?

Artículos relacionados: